Las caceroladas dan comienzo el 01 de abril de 2016 frente al número 11 del Paseo de Russafa en Valencia, lugar donde se encuentra el consulado de Turquía, como reacción a la noticia de disparos a personas refugiadas en la frontera Turca y rechazo al acuerdo UE-Turquía. Actualmente las protestas son en la Plaza de Los Pinazo de 19h-20h frente a Subdelegación de gobierno, con una intención más amplia. Protestamos ante las políticas migratorias Europeas que no ofrecen pasaje seguro a las personas que buscan asilo y que no respetan los derechos humanos en los campos habilitados para la retención de estas personas que consiguen llegar. Protestamos ante el tapón burocrático para la solicitud de protección internacional, las condiciones insalubres de los campos, la falta de protección y protocolos para los menores no acompañados, la situación vulnerable en la que se encuentran las mujeres en su tránsito, la falta de asistencia legal y un largo etcétera.

Durante las caceroladas se intercalan distintos manifiestos relacionados con el tema o de noticias recientes para situar a las gente que pasa y visibilizar un tema que semana a semana habla de muertes en el mar, violaciones, desapariciones y mucho dolor.

Aunque las demandas de la cacerolada son estatales, Obrim Fronteres siente la necesidad de seguir con ellas por los siguientes motivos:

-Visibiliza y sensibiliza una situación de la que no hablan los medios. Leyendo noticias de voluntarios en la zona, o de pequeñas ONGs, además de los diarios digitales que sí cubren estas noticias pero no son tan masivos como los medios tradicionales.

-La cacerolada demuestra que la sociedad civil está alerta y no para. Decimos que no olvidamos y seguimos

-Si todas las semanas hay un evento ya preparado es mucho más sencillo movilizar en un momento dado, ante una urgencia, por la dinámica en la que hemos entrado.

-Conseguimos que personas que no participan activamente en Obrim Fronteres tengan en mente todas las semanas el tema de las personas refugiadas.

-Sirve de aglutinante para el grupo activo de Obrim Fronteres, nos interioriza una dinámica de trabajo muy útil para afrontar otras propuestas.

-Nos sirve como motor motivacional personal. SEGUIMOS

-Es un foro de gente de paso, personas que de normal no acuden a las concentraciones. Es importante que estas personas que viven ajenas, sepan lo que pasa y que hay un grupo que cada semana se moviliza

-Es un punto de encuentro para todo aquel que quiera unirse

-Ayuda a tejer redes entre lo colectivos, porque nos permite invitar a alguno a que sean protagonistas de la cacerolada. Además, tenemos la flexibilidad de poder acabar antes para unirnos a las convocatorias del resto de colectivos con la ventaja de que la cacerolada, por defecto, convoca a una serie de personas que se sumarán la otra convocatoria.

El evento de este viernes

Y el próximo viernes 23 y con motivo de la celebración del pasado 18D, día internacional de las personas migrantes, desde Obrim Fronteres queremos hacer una cacerolada especial. Con la ayuda de compañeros de diferentes colectivos, escenificaremos un velatorio.

velatori

El 2016 ha sido el año más mortífero, 4.700 personas han muerto o desaparecido cruzando el mar en busca de una vida mejor. Pero al quien consigue llegar no le espera mejor suerte, el tapón burocrático para la solicitud de protección internacional, las condiciones insalubres de los campos, la falta de protección y protocolos para los menores no acompañados, la situación vulnerable en la que se encuentran las mujeres en su tránsito, la falta de asistencia legal y un largo, largo, largo etcétera.

No queremos otro año así, exigimos rutas seguras, visados humanitarios, procesos de reasentamiento y el acceso diplomático al asilo en terceros países y la suspensión del tratado con Turquía, que se agilice y se cumpla el plan Europeo para la reubicación de migrantes y el reasentamiento de personas refugiadas, exigimos un papel activo y responsable de nuestros gobiernos en la resolución de los problemas que causan las migraciones forzosas y el control del comercio de armas. Exigimos el fin de los discursos, medidas y actitudes racistas y xenófobas contra las personas refugiadas y migrantes.

¡¡Ven a gritar con nosotras!!